sábado, 1 de noviembre de 2008

Capitulo 3

Hals y Rolf

Aquel sueño reparador de tan solo veinte minutos les había devuelto la energía a los dos. Se desperezaron y comenzaron a recoger sus bultos.

- ¿Es completamente seguro ir por ese bosque, Rolf?
- Yo no he dicho que fuera seguro.
- Pero antes dijiste que…
- Que lo que decían eran leyendas. No es lo mismo.

Hals tragó saliva. Ya no se sentía tan valiente. Por un segundo pensó en proponer bordear el bosque, pero recordó a su familia y estaba seguro de que si quería hacer pagar a aquellos monstruos asesinos, se encontraría con pruebas más arduas. Además, no quería parecer un cobarde delante de Rolf.

- Vamos, chico.

Se adentraron en el bosque con paso firme. Los árboles conformaban un tapiz de tonos verdes y marrones. Ver a más de 10 pasos en aquella frondosidad era imposible.

En el suelo se podían ver frutas a medio comer, sin duda una fuente de alimento de primera orden para los seres que allí habitaban.

- Chico, antes no quería asustarte – dijo Rolf con un hilo de voz.
- No te preocupes, estoy bien – contestó en el mismo tono - ¿Por qué hablamos así?
- Nunca se sabe quién puede estar escuchando.

Caminaron durante media hora escuchando atentamente los sonidos del bosque. Hals podía ver cómo Rolf tensaba los músculos de su cuerpo ante el más mínimo crujido de una rama. El hombre estaba en un estado de completa alerta desde que se habían adentrado en Amrades. Hals se sentía, por un lado, tranquilo por la rigurosidad de la vigilia de Rolf y, por otro lado, preocupado por la tensión en que se encontraba ante el más mínimo ruido. ¿Temía una emboscada? ¿Los estaban siguiendo y no quería decirle nada para no preocuparlo? Si Rolf estaba tan preocupado, ¿cómo debía de sentirse él? El tiempo que había pasado con Rolf era suficiente para saber que pocas cosas podían perturbarlo…

El muchacho sacudió la cabeza y se deshizo de esos pensamientos. Lo último que quería era ser presa del pánico.

- Rolf… ¿pasa algo? –inquirió el chico.
- Chssss – susurró Rolf mientras se lleva un dedo a la comisura de los labios.

Un enorme oso de pelaje canela apareció unos metros más adelante. El animal se percató de su presencia, se puso sobre dos patas y lanzo un rugido estremecedor.

El pulso de Hals se aceleró en cuestión de segundos. El corazón se le iba a salir fuera. “Tranquilízate” se dijo a sí mismo, “Padre siempre decía que los animales huelen el miedo”. Sus piernas ignoraban a su cerebro y temblaban como un junco.

- Tranquilo, chico.

Rolf estaba frente a él plantado ante el oso sin mostrar el más mínimo signo de temor. Miró fijamente a la fiera durante unos segundos.

- Rolf… será mejor que nos apartemos muy despacio…

El oso le devolvió la mirada al hombre. Parecía como si estuvieran luchando mentalmente, y la expresión de Rolf delataba que él estaba ganando.

El oso soltó un bufido y sacudió la cabeza para, acto seguido, salir del camino por el lado opuesto al que había aparecido.

- ¿Cómo has…?

7 comentarios:

Karela dijo...

uoooooo que buen capitulo :p
tendra Rolf poderes para hablar con los animales? o algun otro poder magico?
o simplemente es un fiera?
chanchanchaaaaaaaaan

April dijo...

¡Es Cocodrilo Dundee! XDDDD

Strait dijo...

Va a morir ensartado por una manta como Steve Irwin, que no es cocodrilo Dundee!

Nullien dijo...

=)

Ya me leí las cositas! ^___^

Os seguiré leyendo! :D Que está interesante :3


[Hmpf, ahora tengo ganas de seguir escribiendo la mía... XDDDDDDDDDD]

Galliard dijo...

Rolf es Chuck Norris y el TecnoViking a la vez... pero aun asi morira ensartado por una manta... T_T

P.D.: Nullien, escribe mas que me he quedado con mono de leer :P

Nullien dijo...

El TecnoViking es el ser más duro del planeta! :D XDDDDDDDDDDDD


Tengo que seguir escribiendo, sí! *O*

^__^

Heldfield dijo...

Mola, los autores nos spoilean que va a morir ensartado por una manta... hay que ver como afilan esas cosas.